ESTRATEGIA 6: Oranizándome para triunfar


La organización es una capacidad que puede aprenderse y desarrollarse en todo momento de la vida del ser humano. Cuando se trata de organizar el tiempo, vale decir de organizar  nuestras actividades, se hace necesario tener un sistema que nos permita no solamente  prever  todo lo que hay que hacer sino también saber en qué momento se hará y cuánto tiempo tomará cada actividad.
Existen muchas maneras de organizar el tiempo. Es necesario escoger aquella que para nosotros es más efectiva. Podemos consignar las actividades a realizar teniendo en cuenta por ejemplo una distribución, diaria, mensual o anual.

La distribución de nuestro tiempo nos da la posibilidad de
      
  •  Planear los preparativos o actividades previas para cumplir lo que nos proponemos
  •  Calcular el tiempo que tomará cada paso y dosificar.
  •  Tener un panorama general de nuestro accionar.
  •  Racionalizar las metas que nos proponemos alcanzar.
  •  Ordenar en función de prioridades, aquello urgente e importante.
  •  Tener un apoyo para “recordar”
  •  Medir el ritmo de nuestro avance y evaluar si lo propuesto va de acuerdo al objetivo que nos hemos trazado.


Ahora bien ¿cómo llevar a cabo esto?.
Primero que nada buscamos aquella manera que nos va “bien” por ejemplo Llevar una agenda es un recurso muy útil que podemos implementar desde pequeños,  como también lo puede ser tener un calendario como apoyo visual.

En este calendario es útil consignar no solamente las actividades de tipo escolar o laboral sino también aquellas referentes a actividades diarias personales, actividades familiares, fechas importantes (como cumpleaños), viajes, acontecimientos especiales (por ejemplo aniversarios u otros).
Podemos tener un calendario de escritorio o uno mucha más grande “de pared” y construirlo con colores y detalles significativos que nos ayuden a focalizar o destacar aquello que nos interesa.

La organización se aprende desde pequeños cuando los padres llevan la atención y cuidado del niño de acuerdo a ciertos horarios que se respetan y se hacen cotidianos. Es muy importante cuando atravesamos momentos de presión, de mucho stress o de cambios importantes en nuestra vida. Hace que ahorremos tiempo, nos ubiquemos mejor y desarrollemos la capacidad de anticiparnos. Es, en fin, una capacidad que aporta grandemente en nuestro accionar.

Hemos detallado al respecto ideas puntuales sobre planeamiento en
http://estudiarconeficacia.blogspot.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESTRATEGIA 5 Bullying

ESTRATEGIA 2 : ¿HABILIDADES SOCIALES?